Domicilio social y fiscal ¿Qué diferencias hay entre ambos?

A la hora de crear una empresa, es fundamental que el emprendedor conozca todos los entresijos legales y administrativos, como los conceptos de domicilio social y fiscal. Ambos, aunque suelen figurar juntos, tienen algunas diferencias muy a tener en cuenta.

Por eso mismo, en ZuriCenter queremos que usted sea consciente de las diferencias entre domicilio social y fiscal, así como las implicaciones en el desarrollo de su actividad empresarial.

Diferencias entre el domicilio social y fiscal

¿Qué es el domicilio social?

El domicilio social, según la Ley de Sociedades, es:

El lugar en que se halle el centro de su efectiva administración y dirección [de la empresa], o en el que radique su principal establecimiento.

Es decir, se trata del lugar desde donde se administre y se dirija la empresa. En caso de que esta tenga un establecimiento como una oficina, o una tienda, no tiene por qué ser la misma ubicación. Puede darse, por ejemplo, que la empresa opte por reunirse y administrarse en un centro de negocios.

El domicilio social es un aspecto exclusivo de las empresas. Por lo tanto, un trabajador autónomo no está obligado a tenerlo.

A la hora de consolidar el domicilio social de una empresa es necesario que esta lo fije con un escrito ante notario.

Esto se hace para que cualquiera que desee localizar a la compañía pueda hacerlo yendo al Registro Mercantil.

Teniendo en cuenta estas dos características, es importante que este domicilio social esté elegido correctamente  y con premeditación. Esto es porque en caso de querer cambiarlo tendremos que reenviar formularios al Registro Mercantil y la Agencia Tributaria.

¿Qué es el domicilio fiscal?

Volvamos a la definición oficial de domicilio fiscal, esta vez por parte de la Agencia Tributaria:

[El domicilio fiscal] es el lugar de localización del obligado tributario en sus relaciones con la Administración tributaria.

Resumiéndolo pronto y mal podríamos decir que es donde se reciben las cartas de Hacienda. Siendo un poco más concretos, es la dirección donde se ubica la empresa a nivel legal.

Y, claro está, donde tiene que cumplir con sus obligaciones con el Fisco.

Mediante el modelo 036 podremos elegir o cambiar el domicilio fiscal, por lo que es una gestión mucho más cómoda que en el caso del domicilio social.

En este caso, tanto personas físicas como jurídicas deben tener domicilio fiscal.

Por defecto, trabajadores por cuenta propia tendrán el domicilio fiscal en su residencia habitual, a no ser que se indique lo contrario.

En el caso de las sociedades mercantiles, el domicilio fiscal es donde se desarrolle la actividad económica y la dirección de la empresa.

Por eso mismo, domicilio social y fiscal suelen estar unidos y en la misma dirección, aunque no tiene por qué pasar siempre.

¿Entonces cuales son las diferencias entre domicilio social y fiscal?

Las diferencias entre domicilio social y fiscal son verdaderamente sutiles. También está el añadido de que la mayoría de sociedades tienen ambos en la misma dirección en pro de la comodidad que supone.

Las diferencias entre domicilio social y fiscal residen en las leyes por las que se rigen.

Mientras que lo que concierne al domicilio social viene determinado por la Ley de Sociedad de Capitales, es la Ley General Tributaria la que regula el domicilio fiscal.

También, claro está, existe una diferencia en ambos conceptos. Mientras que el domicilio fiscal es donde se reciben las notificaciones de la Agencia Tributaria, el domicilio social es donde se realizan las tareas de gestión y administración de la empresa.

Por último, otra diferencia no desdeñable es la privacidad. Mientras que el domicilio social es de conocimiento público (cualquiera puede identificarlo en el Registro Mercantil), la dirección fiscal es privada.

¿Puede tener una empresa domicilio social y fiscal distinto?

Sí, siempre y cuando sea una sociedad mercantil (un trabajador autónomo no necesita domicilio social). Pongamos un ejemplo:

Una pequeña empresa de comestibles tiene varias tiendas, pero por motivos de representatividad y comodidad, reúne a sus socios y se gestiona desde un centro de negocios en el centro de Madrid.

Entonces podría tener el domicilio social en ese centro de negocios y tendrán la opción de que el domicilio fiscal esté en la misma ubicación o no, dependiendo de lo que más le convenga a la empresa.

En ZuriCenter somos conscientes de las necesidades de las empresas de hoy. Por eso mismo, en nuestro centro de negocios en Madrid tenemos un servicio de domicilio social y fiscal flexible y cómodo para nuestros clientes.

Si usted también quiere disfrutar de las ventajas de un centro de negocios en pleno barrio de Salamanca, especializado en la constitución y gestión de domicilios para empresas y autónomos y atendido por secretaría ejecutiva, solo tiene que ponerse en contacto con nosotros. En ZuriCenter estaremos encantados de atenderle.

Últimas entradas